Batidora amasadora: Los 5 aspectos clave

Una batidora amasadora, también conocida como batidora mezcladora, es un electrodoméstico de cocina que se utiliza para mezclar alimentos blandos, esponjar masas, emulsionar salsas y montar claras de huevo a punto de nieve. A diferencia de las batidoras de mano y/o de vaso, las batidoras amasadoras no trituran los alimentos, sino que lo amasan para conseguir una textura concreta.

Existen dos tipos de batidoras amasadoras, las tradicionales de mano y las modernas estáticas, según si las tienes que acompañar con el movimiento del brazo o si ellas solas realizan todo el trabajo.

Las batidoras amasadoras están diseñadas para automatizar aquellas tareas de recetas complicadas de cocina cuyo trabajo manual lleva mucho tiempo y aun así no puede garantizar resultados perfectos. Por ejemplo, si los pasteles te quedan poco esponjosos o por mucho que lo intentas nunca te salen las galletas igual que aquella vez que fueron un éxito probablemente sea porque no puedes llevar a cabo movimientos amplios y rápidos a un ritmo constante durante el tiempo necesario para que se incorpore suficiente aire a la mezcla.

Si te dedicas profesionalmente a la cocina o te apasiona elaborar postres, definitivamente necesitarás este producto en tu colección.

En esta guía rápida analizamos los aspectos más relevantes a tener en cuenta a la hora de escoger una batidora amasadora. Así, dedicando solo unos pocos minutos tendrás suficiente información para poder comparar y escoger el modelo que mejor se adapte a tus necesidades.

Potencia

La potencia siempre es un aspecto clave en los electrodomésticos de cocina. En el caso de las batidoras amasadoras, determina el número de rotaciones por minuto que experimenta el brazo que está en contacto con el alimento.

Existe mucha variedad en la potencia de los distintos modelos que encontrarás en el mercado, cuyo rango va desde 250W en los modelos más sencillos y hasta los 2000W que alcanzan los más potentes del mercado.

Tras analizar la oferta actual del mercado, podemos clasificar las batidoras en dos gamas; la gama de potencia normal, que incluiría aquellas batidoras con potencia de hasta 500W, y la gama de gran potencia, formada por aquellas batidoras que tienen una potencia igual o superior a 1200W.

Evidentemente, existe una estrecha relación entre la potencia de la batidora y su precio, pues cuanto más potente es el motor del electrodoméstico mayor es su precio. Aun así, existen algunas excepciones de bajo precio que funcionan a gran potencia.

Velocidades

El número de velocidades es otro factor clave en una batidora amasadora. A mayor número de velocidades, mayor precisión para cada tarea concreta. Actualmente, existen batidoras amasadoras con entre 4 y 10 programas o tipos de velocidades, cada uno de los cuales está diseñado para unas funciones concretas. Lo más habitual son 5 velocidades para las funciones más comunes: amasar, mezclar, remover, emulsionar y montar.

Algunos modelos de gama alta no tienen un número de velocidades determinado, sino que existe un intervalo de velocidades posibles dentro del cual puedes ajustar gradualmente.

A parte de los programas y velocidades, un aspecto importante y que marca la diferencia en los resultados es lo que se denomina movimiento planetario, que consiste en hacer girar las varillas rotando sobre sí mismas a la vez que rotan alrededor del bol, como el movimiento de rotación y de traslación de los planetas. Te recomendamos una batidora que funcione de esta forma para garantizar el éxito de tus preparados.

Material

La mayoría de batidoras amasadoras están hechas de acero inoxidable, aunque algunos de los modelos más baratos son de plástico. Por otro lado, en la gama alta existen algunos modelos sofisticados de cristal fundido. Lo importante en este aspecto es que los instrumentos que están en contacto con el alimento sean de acero inoxidable, pues no se estropea con el contacto y tampoco acumula malos olores.

Para aquellos que valoren mucho la estética, comentar que los principales colores que los fabricantes aplican a sus diseños son el blanco, el negro, el gris y el rojo.

Accesorios

Los accesorios son un aspecto clave en las ofertas de batidoras amasadoras pues según la función que quieras llevar a cabo se requiere de una pieza u otra un producto que para realizar diferentes funciones requiere de diferentes piezas. Así pues, comentamos brevemente los más importantes:

  • Bol giratorio: muchos modelos estáticos incluyen un sistema para hacer girar el bol mientras funcionan, lo que reparte de forma óptima el trabajo del brazo.
  • Varillas batidoras: La pieza por excelencia en una batidora amasadora. Sirven para batir, montar y emulsionar. Ideales para batir, montar, emulsionar y montar claras de huevo para hacer merengues.
  • Gancho de amasar: Diseñado para masas densas como panes, rosquillas o masas de pizza.
  • Pala de mezclas: Ideal para trabajos de baja velocidad, útil para elaborar masa de galletas, aliños y mayonesas.
  • Espátula: Necesaria para la cobertura de los pasteles, permite repartir el acabado de manera uniforme. No es imprescindible porque no se conecta a la batidora y se puede adquirir una cualquiera por separado, pero si viene incluída en tu kit de batidora nunca estará de más.

A parte de estos accesorios, si estás renovando el armario o acabas de instalarte en una cocina nueva y no quieres acumular aparatos, puede interesarte un modelo compatible con accesorios de cortar, picar carne o triturar. Así, no necesitas comprarte a parte una batidora o un robot de cocina, pues podrás realizar todas las tareas con un solo electrodoméstico. No obstante, el número de modelos de batidora amasadora que ofrecen esta posibilidad es bastante reducido.

Prestaciones

En los apartados anteriores hemos hablado de los aspectos que son comunes en todas las batidoras amasadoras. No obstante, existen algunas prestaciones que solo incluyen algunos modelos y que vale la pena que conozcas para que las tengas en cuenta antes de realizar tu elección. Son las siguientes:

  • Función “pulse”: También conocida como “turbo”. Consiste en incrementar de forma drástica la velocidad para obtener un movimiento de muelle, que impide la acumulación de alimentos en el fondo del recipiente.
  • Sistema de seguridad: Algunos modelos cuentan con un sistema de apagado automático si alguna de sus piezas está incorrectamente conectada.
  • Ruido reducido: Una propiedad más común en los modelos de gama alta. Los modelos silenciosos funcionan emitiendo un sonido notablemente menor que el resto y solucionan así el principal problema de las batidoras en general, el ruido.
  • Limpieza fácil: Los modelos desmontables o que se pueden colocar en el lavavajillas facilitan mucho las tareas de mantenimiento, esencial para evitar malos olores y alargar la durabilidad del producto.

Leave a Reply