Batidora de vaso: Los 5 puntos clave al comprar

La batidora de vaso es el electrodoméstico de cocina que sirve para triturar los alimentos. Se utiliza para hacer purés, cremas, papillas, granizados, cócteles y smoothies o batidos. No debe confundirse con una licuadora puesto que esta última no tritura los alimentos, sino que les extrae el zumo. En comparación, una batidora aprovecha la totalidad de los ingredientes utilizados, mientras que con la licuadora se consiguen zumos puramente líquidos, sin grumos ni pulpa.

En el caso de las batidoras de vaso, se las denomina así porque, a diferencia de las batidoras amsadoras, la batidora y el vaso forman un todo, de tal modo que en el fondo del vaso se encuentran las cuchillas y el recipiente queda cerrado mientras se realiza el batido, . El tamaño promedio de este objeto es de unos 25cm de alto y 20cm de ancho y los colores más frecuentes son blanco, negro, rojo y plateado.

En esta guía rápida te presentamos los aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger una batidora, comentando cada uno de forma sencilla y objetiva para que en pocos minutos adquieras suficiente información para decidir cuál se ajusta mejor a tus necesidades.

Potencia

La potencia de una batidora de vaso determina el número de rotaciones por minuto que experimenta su sistema de cuchillas. A mayor potencia y mayor número de rotaciones, menos tiempo se necesitará para conseguir el resultado deseado.

Dado que el sistema de cuchillas es el que aprovecha la potencia, recuerda aquello de que la potencia sin control no sirve de mucho y asegúrate de que las cuchillas son de acero inoxidable, resistentes y duraderas para no desperdiciar la potencia de la batidora de vaso.

En las batidoras de vaso actuales la potencia va desde 300W en los modelos más sencillos hasta 2200W en los modelos más potentes del mercado. La potencia más común es de 800W y la gran mayoría de modelos, ideales para el usuario estándar, se encuentra en el intervalo de entre 600W y 1000W.

Debes saber que en comparación con las batidoras de mano, las batidoras de vaso son más potentes, lo que las hace ideales para triturar alimentos más duros como carne o hielo.

Número de velocidades

A pesar de que la potencia es el factor clave para batir, contar con múltiples velocidades te garantiza mejores resultados, ya que puedes adaptar la velocidad al tipo de alimento que estés tratando y al tipo de preparado que quieres conseguir. Además, esta adaptabilidad contribuye al ahorro energético, evitando usar más potencia de la necesaria.

La mayoría de batidoras de vaso cuentan con dos niveles de velocidad, uno para alimentos blandos y otro para alimentos duros, aunque existen modelos de 3, 5 y hasta 10 velocidades en función de la receta.

Tipo de vaso

En referencia al vaso, en ocasiones se da mucha importancia al material y a la capacidad. Considera este aspecto si eres de las personas a las que no les sabe igual un batido en vaso de plástico que en vaso de vidrio. Por otro lado, considera la capacidad del vaso para no quedarte corto en los preparados que desees hacer. Existen modelos de batidora con vasos desde 0,5L y hasta más de 2L, siendo lo habitual un recipiente de 1,5L.

Accesorios y prestaciones especiales

En el caso de las batidoras de vaso, tras la potencia las prestaciones especiales son el elemento más importante para el usuario estándar, puesto que los elementos comunes como el tipo de cuchillas o el tipo de vaso varían poco entre modelos y por ello son menos relevantes para la elección.

Como su nombre indica, las prestaciones especiales son aquellas cualidades que no tienen todas las batidoras de vaso, solo se encuentran en algunos modelos. Es importante conocer las más populares antes de comparar modelos para que previamente decidas qué te interesa que tenga tu batidora. Son las siguientes:

  • Tapón dosificador: Aunque la mayoría de batidoras de vaso ya lo incluye, algunos modelos del mercado aún no tienen incorporada esta innovación. Se trata de un tapón que permite introducir ingredientes en el vaso durante el proceso de batido, de manera que puedes dosificar mientras la usas. Por ejemplo, para echar líquido si la mezcla está muy espesa o sólido si está muy líquida, según vas viendo.
  • Programas automáticos: Para tareas concretas más complicadas que las normales, como picar hielo, picar carne o hacer de molinillo de café. Si la batidora incluye programas específicos para algunas tareas, quiere decir que su funcionamiento se adaptará a ellas y trabajará de forma más óptima que si lo hiciese a ritmo normal. Siempre es mejor contar con estos programas para estar seguros de que no se fuerza la máquina.
  • Función “pulse”: También conocida como “turbo”. Consiste en incrementar manualmente la velocidad de las cuchillas para obtener un movimiento de muelle, que impide la acumulación de alimentos en el fondo del vaso.
  • Sistemas de seguridad: Vitales para no llevarnos un disgusto. Destaca el sistema de bloqueo que incluyen algunos modelos que consiste en la desconexión automática si la jarra no está correctamente colocada  o mal cerrada. De esta manera se evita que los niños puedan hacerse daño metiendo la mano mientras la batidora de vaso está triturando o que el batido se verta del recipiente. Por otro lado, en lo que a seguridad se refiere también destacan los pies antideslizantes, que evitan que la batidora se mueva mientras trabaja.

Mantenimiento

La limpieza siempre es una tarea pesada y cuanto más se facilite, mejor. Para facilitar la labor, algunos modelos de batidora de vaso son desmontables y se pueden colocar en el lavavajillas. Recuerda que una buena limpieza es imprescindible para evitar malos olores y alargar la durabilidad del producto.

Leave a Reply