Deshumidificadores: Guía de compra

En esta guía de compra te ofrecemos la información que necesitas para escoger enter los deshumidificadores que más se adapte a tus necesidades.

Para ello, te comentamos brevemente cómo funciona este aparato, los aspectos a tener en cuenta para que tú decidas cuáles son más importantes para ti y una clasificación de los mejores según nuestros tests objetivos, que hemos llevado a cabo de forma completamente objetiva.

Deshumidificadores de húmedo a seco

Un deshumidificador es un aparato que reduce la humedad ambiental. Para ello, cuenta con una bomba de calor que proporciona una zona fría donde condensa la humedad y una zona caliente para recuperar la temperatura ambiental.

Para eliminar la humedad, un deshumidificador utiliza un ventilador para mover el aire sobre las bobinas refrigeradas, extrayendo la humedad del aire y depositandola en forma de agua en un tanque.

Por su función, este aparato es la solución para aquellas zonas de la vivienda cuyos niveles de humedad dan lugar a la aparición de ácaros de polvo, hongos o moho, normalmente sótanos, baños o cuartos de lavado.

Así pues, mediante el deshumidificador no solo acabarás con esas zonas pegajosas y de olor a humedad, también te ayudará a prevenir problemas alérgicos o respiratorios, que afectan sobre todo a niños y personas mayores.

Criterios a tener en cuenta al comprar un deshumidificador

Temperatura del lugar

Existen dos tipos de deshumidificadores, los refrigerantes y los desecantes. Unos se desempeñan mejor en temperaturas altas y otros en las temperaturas bajas.

  1. Los deshumidificadores refrigerantes son los diseñados para temperaturas altas (+15ºC).
  2. Los deshumidificadores desecantes están enfocados para temperaturas bajas (-15ºC).

Si la temperatura de la zona que deseas tratar no varía en exceso de los 15ºC, te puede valer cualquier tipo de deshumidificador, por lo que recomendamos que tengas en cuenta otros aspectos.

En el caso de que la temperatura del lugar sufra grandes cambios, considera si la humedad la sufres más en invierno (desecantes) o en verano (refrigerantes). En general, los refrigerantes son más baratos que los desecantes, pero por otro lado también suelen ser algo más pesados y ruidosos.

Superficie del lugar

A pesar de que pueden ajustarse, cada modelo de deshumidificador está pensado para actuar en una área de dimensiones determinadas. En la ficha técnica del producto se indica la superficie máxima para la que deberías destinarlo.

Para una elección óptima ten en cuenta que no hace falta comprar un deshumidificador de gran potencia si la superficie sobre la cual va a actuar está lejos de su máxima recomendada, pero considera también la posibilidad de cambiarlo de zona con el tiempo y que te sirva para todos los sitios donde lo vayas a emplear.

Capacidad de deshumidificación

La potencia de los deshumidificadores mide la capacidad absorber el agua del aire. Esta cualidad se mide con litros extraídos en 24 horas.

Como consumidor lo que te interesará saber de esta característica es que es proporcional a la superficie recomendada del deshumidificador, puesto que cuanto mayor es el área sobre la que puede actuar el deshumidificador, mayor es la cantidad de litros que puede extraer en un día.

Al final lo que buscas no es extraer el máximo de litros posible sino eliminar la humedad, lo que se consigue escogiendo el modelo adecuado a la superficie que quieres tratar.

En otras palabras, cuando valoramos la superficie del lugar donde actuará el deshumidificador, indirectamente ya estamos valorando su capacidad de deshumidificación.

Sin embargo, interesa conocer la capacidad de deshumidificación porque junto a la capacidad del depósito te permite saber con qué frecuencia tendrás que vaciar el agua.

Dimensiones

¿No te ha pasado que alguna vez no has tenido en cuenta las medidas algún artículo que has comprado hasta que te ha llegado a casa y ves que no encaja donde lo querías poner? ¡Qué rabia!. Antes de adquirir el producto, no olvides decidir dónde lo vas a poner para calcular las medidas que necesitas.

Para que te hagas una idea del volumen que ocupan en general, de nuestra lista de mejores deshumidificadores el más pequeño tiene unas medidas de 15cm x 13cm x 22cm , mientras que las dimensiones del más grande son de 37cm x 32cm x 55cm (largo x ancho x alto).

También es orientativa la capacidad del depósito, puesto que cuantos más litros quepan, mayor será el depósito y en consecuencia el deshumidificador.

Cabe mencionar que existe una gran diversidad de deshumidificadores según su tamaño. Además, no todos tienen la misma forma, de manera que hay deshumidificadores que son estrechos y alargados, otros anchos y altos, regulares, planos, e incluso cilíndricos. Así pues, la estética también juega un papel importante en tu elección.

Consumo eléctrico

Existe mucha diferencia en el consumo entre distintos modelos de deshumidificadores, pudiendo oscilar el consumo medio entre 180W y 500W.

No obstante, sea cual sea el que tengas que escoger por las necesidades que venimos comentando de temperatura y espacio, siempre ahorrarás en energía porque optimiza la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano. ¿Por qué? Por lo mismo que tenemos más calor en sitios muy húmedos que en otros más secos pero de mayor temperatura.

Al eliminar el porcentaje de agua que contiene el aire a una temperatura determinada no necesitaremos bajar tantos grados en verano para estar frescos ni subirlos en invierno para entrar en calor.

Cabe destacar que, estos aparatos casi nunca necesitan funcionar a su máxima potencia y de manera contínua. Por ello, a la hora de valorar el gasto eléctrico de un deshumidificador debes tener en cuenta por un lado el consumo medio de vatios y por otro lado si el aparato incluye algún tipo de temporizador.

Nivel sonoro

Queremos mencionar este aspecto porque el ruido es algo subjetivo y solo tú sabes si va a molestarte o no el deshumidificador. La mayoría de los deshumidificadores funcionan emitiendo un sonido de entre 30 y 50 decibelios.

En una escala de sonido, se cataloga como bajo, dado que se encuentra lejos de los 75 decibelios a partir del cual el ruido es molesto o los 120 decibelios que ya son dañinos para los oídos.

Para que nos hagamos una idea, es la misma potencia de sonido que la de una nevera en funcionamiento o de unas tuberías en funcionamiento.

Capacidad del depósito

Según la capacidad del depósito del deshumidificador, la frecuencia del mantenimiento será mayor o menor, dado que si el depósito es muy pequeño tardará menos en llenarse y tendrás que vaciarlo antes que si fuera éste más grande.

Para tener una idea de la frecuencia con que va a llenarse el depósito de tu deshumidificador ten en cuenta los litros que le caben junto con los litros que puede absorber el aparato en un día.

Prestaciones especiales

Además de las variables anteriores que hemos comentado para valorar cualquier deshumidificador, debes tener en cuenta aquellas cualidades individuales que tenga cada cada modelo.

Por ejemplo, algunas de las cualidades que nosotros valoramos son la extensión de la garantía, si el filtro  es lavable para que puedas realizar el mantenimiento tú mismo, si incluye temporizador para administrar su consumo de energía o bien puede programarse a diferentes niveles de potencia, su peso o si dispone de ruedas para trasladarlo más fácilmente.

Leave a Reply